7 jul. 2008

CÓMO OPTIMIZAR Y APROVECHAR MEJOR LOS VALORES DEL MINIBÁSKET Parte II



Podríamos formular diferentes líneas de actuación que permitieran de forma innovadora superar la frontera educativa del minibasquet actual, convirtiéndolo en una verdadera herramienta educativa.

La primera línea sería preventiva:

1. Concienciación del problema con los padres y clubes.

2. Realización de charlas en los diferentes clubes, creando debates sobre la situación.

3. Firma de un contrato ético-deportivo (quizá el primero de su vida), entre la entidad, el niño y el padre. Será un momento de reflexión conjunta, y como todo contrato deberá de leerse y ser aceptado por parte de los firmantes.

4. Creación de un grupo de personas, no árbitros, con autoridad para emitir un informe, encargadas de velar por este comportamiento en las pistas de juego.

La segunda línea sería sancionadora:

1. La demostración por parte de los clubes de que trabajan esta línea, es la acción directa sobre los padres que no entienden el minibásquet.

2. Aumento de las sanciones por parte de la Federación por comportamientos y actitudes no acordes con la línea deseada en los terrenos de juego.

3. Denunciar los contratos ético-deportivos, dentro del ámbito del club.

4. Introducción en el reglamento de valoraciones sobre el comportamiento de los aficionados, haciendo una clasificación paralela.

Es un proyecto novedoso y audaz que refleja la realidad: el niño necesita el apoyo de los padres para crecer como jugador-persona. Este binomio no se puede separar: si los padres ayudan en casa con el aprendizaje de la escuela, en el Minibásquet, también.

La mejora del joven jugador va encaminada a la adquisición de habilidades técnicas y humanas. La repetición, la corrección y el buen ejemplo son parte de la enseñanza, sin olvidar que lo que el niño necesita es conseguir habilidades, tanto técnicas como humanas. Debe ser el principal protagonista de su aprendizaje como jugador y persona, siendo capaz de elegir entre las opciones que el juego le plantee y, a la vez, de autoevaluar su elección.

En la vida deberá tomar decisiones, unas buenas y otras malas; de ambas debería extraer conclusiones para futuras actuaciones. El Minibásquet le debe servir como banco de pruebas para completar su formación. Al ser ésta una actividad que se realiza de forma voluntaria, los resultados tendrán más incidencia en su proceso de formación personal.

Sr. Juan Carlos Mitjana - Barcelona

(Árbitro EUROLEAGUE, ACB, Entrenador Superior, Director Técnico del Comité y Escuela de Árbitros de la FCBQ)

0 comentarios: