3 oct. 2008

Cambiando el chip

images

Dentro de poco mas de un mes, se inicia en la provincia de Cádiz el programa benjamín. Siguiendo con la inclusión de actividades paralelas al actual programa benjamín, se propone crear una serie de charlas a modo de coloquio en las que se desglose algunos de los contenidos fundamentales a la hora de entrenar/enseñar baloncesto a los más pequeños.

9 Esta idea ya se intentó abordar la pasada campaña sin mucho éxito debido a la casi nula acogida por parte de los clubes. Parece que no nos importa formar a aquellos que dirigen los primeros pasos de nuestros hijos, y ahora no hablo de baloncesto.

Es por ello que de nuevo, este año, abordaremos con la misma ilusión y con el mismo propósito de enriquecer y colaborar en la formación de los que se inician en la vida fuera del ámbito escolar.

Preparando el contenido de lo que queremos hacer llegar a todos los entrenadores, me he "chocado" con un decálogo del entrenador de  flagfootball. Que, ¿qué es el flagfootbal?, pues es el minibasket del fútbol americano.

  • El flagfootball es una especialidad sin contacto del fútbol americano
  • La competición de flagfootball es mixta coeducacional
  • Equipos de cinco jugadores se enfrentan en un juego táctico y de habilidad
  • El equipo de ataque trata de llevar la pelota hasta la zona de anotación rival
  • Para frenar el avance del ataque, la defensa tratará de arrebatar al portador de la pelota una de las dos cintas [flags] que cada jugador lleva en la cintura
  • EL FLAGFOOTBALL ES DIVERTIDO
    Esto me lleva a pensar por qué en minibasket queremos que se parezca cada vez más al baloncesto. A más de uno le deberíamos grabar en la frente el punto 2 del decálogo. O quizás, ¿a su club?

    qtert Os dejo con él y, espero que lo apliquéis bien como entrenadores o bien en vuestro club.

    Por cierto es de Jerry Horowitz, Head Coach en el John F. Kennedy High School en el Bronx, New York. Horowitz llevó al John F. Kennedy High a la final escolar de football del New York City en 1984, 1991, 1994 y 1996.

     

    1. Un entrenador ha de ser una persona entusiasta, pero sin intimidar. Debe ser sensible a los niños y disfrutar realmente estando con ellos. Él o ella han de tener dedicación a los niños y entender la formación y madurez deportiva y de carácter que da el football.
    2. Un entrenador debe darse cuenta de que es un educador. Él o ella deben ayudar al niño a aprender y trabajar para mejorar sus habilidades. El éxito personal no debe ni considerarse. El trabajo de un entrenador infantil no depende de victorias.
    3. La seguridad y el bienestar de los niños no debe ponerse en juego nunca. El entrenador debería tener conocimientos de Primeros Auxílios.
    4. Un entrenador debe tener muchísima paciencia. En los entrenamientos no hay que forzar a un niño hasta el límite. Se supone que jugar a flagfootball ha de ser divertido.
    5. El entrenador tiene que preocuparse más de los jugadores como personas que como deportistas. El flagfootball es sólo un paso hacia un objetivo final y no un objetivo final por sí mismo.
    6. El entrenador debería animar a los jugadores a soñar y a ponerse metas altas. Es importante ser positivo y abstenerse de hacer comentarios negativos. Los comentarios negativos acostumbran a recordarse más que los positivos.
    7. El entrenador tiene que entender que las reglas del juego están hechas para proteger a los participantes y también para que se juegue de igual forma en todas partes. A la hora de enseñar a niños, el entrenador no debe nunca de intentar saltarse las reglas o aprovecharse de ellas para hacer trampa.
    8. El entrenador tiene que ser la primera persona en demostrar deportividad. Debería pasar por inadvertido durante los partidos y dejar a los niños que sean los verdaderos protagonistas.
    9. Padres y jugadores ponen mucha confianza en el entrenador. El entrenador tiene un importante papel a la hora de formar deportivamente a los niños.
    10. Un entrenador mide su éxito por el respeto que obtiene de sus jugadores, sin tener en cuenta victorias y derrotas. Los niños que maduran social o físicamente participando en deportes son la mejor prueba del buen trabajo de un entrenador.

    Como nadie está libre de culpa, dejo aquí la única piedra que se puede lanzar. Y ya es triste que no haya nadie que pueda lanzar alguna. 

    piedra

    0 comentarios: