24 oct. 2011

¿Meter una cámara en la pista? PARTE I

La idiosincrasia de la actividades deportiva y en especial la del deporte del baloncesto obliga a los entrenadores a manejar los métodos de evaluación cualitativos, es decir, la observación.

De Ketele (1984) señala que "observar es un proceso que requiere atención voluntaria, selectiva, inteligente, orientado por un proceso terminal u organizador".

La observación por tanto, es un procedimiento que, aplicado a las sesiones de  baloncesto , nos permite analizar y reflexionar sobre la realidad de las prácticas, para poder decidir sobre ellas y transformarlas con sentido educativo.

Las técnicas basadas en la observación son ventajosas por dos aspectos fundamentales:

En primer lugar porque informa al jugador de su ejecución y los posibles errores y en segundo lugar porque puede efectuarse durante todo el proceso, ya que la observación se realiza en cualquier momento sobre las tareas de aprendizaje.

Contreras (1998) define los siguientes procedimientos de observación por apreciación:

· Las situaciones de evaluación.

· Los registros de conducta o listas de control.

· Las escalas de observación.

· Diario, anecdotario, de calificación o puntuación.

· Otras escalas.

En cuanto a los procedimientos por verificación, cabe destacar:

· Registro de acontecimientos.

· Cronometraje.

· Muestreo de tiempo.

· Registro de intervalos.

Dificultades en la observación.

Pero, ¿somos capaces por nosotros mismos de atender varios focos atencionales a la vez, podemos organizar, explicar, informar, corregir y además valorar cómo se está desarrollando la sesión?

Para realizar una observación eficiente es fundamental conocer que aspectos van a dificultar la tarea del observador, Mucchielli (citado por Anguera, 1997) agrupa en estos cuatro criterios estas dificultades que deben prevenirse:

1. Obstáculos generales ligados a la percepción como operación humana.

2. Ecuación personal del observador. Aquellas dificultades originadas por la subjetividad del observador.

3. Obstáculos provenientes del cuadro de referencia teórico. El marco de referencia teórico puede influir excesivamente en la observación.

4. Modificación de los sujetos y de las situaciones por el hecho de su propia observación.

….. CONTINUARÁ

19 oct. 2011

TRABAJANDO CON BENJAMINES…! PARTE FINAL

Características motrices

Gran avance en cuanto a lo motriz se refiere. La mejora en las cualidades perceptivas y en las habilidades básicas, permitirán el inicio del trabajo de las habilidades genéricas. El desarrollo de cualidades como el equilibrio, la coordinación y el ajuste espacio-temporal; junto con una mejora en las cualidades físicas básicas, nos permitirán el trabajo de predeportivo de forma jugada y siempre con un carácter predominantemente global.

Especial incidencia para el baloncesto tiene las mejoras considerables en cuestión de coordinación óculo manual.

Poco a poco se va viendo con claridad sus cualidades y aptitudes. Mostrando un entusiasmo por todas las actividades que requieran esfuerzo físico. Se sienten muy seguros y estarán constantemente mostrando sus habilidades. Les encanta medirse con otros.

A continuación exponemos una tabla con ciertas recomendaciones e implicaciones metodológicas a tener en cuenta a la hora del entrenamiento con niños en etapa benjamín.

 

Habilidades

Estrategia

Modificaciones actividades

Grado competencia

Otros

Trabajar habilidades básicas y genéricas, entendiendo las genéricas como la ampliación y combinación de las habilidades motrices básicas.

Trabajar siempre de forma global. Y siempre polivalente.

Plantear situaciones reducidas y modificadas a las necesidades y posibilidades de los niños de juegos o deportes complejos.

Evitar en la medida de lo posible la excesiva competitividad.

Fomentar hábitos de vida saludables.

Presentar actividades en las que se desarrolle la capacidad aeróbica.

El niño debe ser sujeto activo de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje.

El éxito está el proceso y no el resultado.

Realizar actividades en las que todos logren el éxito.

Trabajar para crear deportistas, no jugadores de baloncesto.

No olvidar el trabajo de la flexibilidad.

Trabajar siempre bajo un clima positivo. No es mal método el uso de música para crearlo o modificarlo. Especialmente ante situaciones de aprendizaje de gestos o habilidades novedosas.

Evitar cualquier tipo de especialización.

Fomentar el jugar CON y no CONTRA.

Fomentar la participación en otros deportes o actividades deportivas escolares.

Seguir trabajando sobre el esquema corporal.

Fomentar el trabajo cooperativo.

Evitar la competición, las clasificaciones, ligas…

Desarrollar hábitos alimenticios saludables.

Buen momento para iniciar técnicas de relajación y respiración.

El juego como eje vertebrador de cualquier actividad.

14 oct. 2011

Trabajando con benjamines…!!! Parte I

Durante el crecimiento y el desarrollo que una persona sufre a lo largo de su vida, suceden diversos cambios; estos cambios también conocidos como etapas del desarrollo, afectan no sólo al ámbito cotidiano y personal, sino también en el deporte. Cómo entrenadores debemos saber cuáles son estas etapas y sobre todo que incidencia tendrán a la hora de trabajar y educar a nuestros jugadores.

Dichas etapas no influyen únicamente en las competencias motrices del sujeto, sino que incide en aspectos cognitivos, sociales y emocionales. Condicionantes muy a tener en cuenta a la hora de iniciar a un niño en cualquier deporte y máxime en un deporte colectivo de colaboración/oposición como es el baloncesto.

A la hora de planificar el trabajo que vamos a desarrollar durante la temporada o durante un ciclo más largo, debemos tener en cuenta las características físicas y psíquicas por las que pasa el niño, ya que estas van a conllevar una serie de implicaciones metodológicas que no debemos olvidar ni pasar por alto.

Por lo tanto es necesario tener un conocimiento previo de las características evolutivas de nuestros jugadores, para con ello adaptar y optimizar las tareas y el aprendizaje deportivo. Si bien destacar, que esta clasificación corresponde a un desarrollo “normativo”, por lo que podemos encontrarnos con sujetos que presenten cierto retraso, lo que podrá generar mayor torpeza y menor comprensión. Es por ello que además debemos individualizar en la medida de lo posible todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Basándonos en autores como Oña, Sampedro y Sáenz-López; podemos destacar estas como las principales características en la etapa benjamín (8 a 10 años).

Características generales

Gracias a su ingreso en la escolaridad obligatoria, el niño poco a poco va superando el egocentrismo, la inestabilidad emocional y el globalismo. Es un período de estabilidad general y hay un evidente salto de calidad con respecto a etapas anteriores.

El alejamiento progresivo del egocentrismo posibilitará que vaya entendiendo la colaboración y el trabajo en equipo.

A nivel emocional son más estables y son mucho mas constante en cuanto a la ejecución de tareas, siendo además mucho más receptivos a escuchar explicaciones. Son mucho menos fantasiosos.

Su capacidad de aprendizaje sigue siendo global, por lo que hasta etapas posteriores (a partir de minibasket) no podemos trabajar de forma analítica.

Su memoria visual está más desarrollada que la auditiva, por lo que les cuesta más retener la información oral que la escrita.

Poco a poco van siendo capaces de comprender las relaciones causas-efecto, por lo que es buen momento para ir iniciándolos en juegos reglamentados.

Son muy flexibles en sus relaciones y muy sociables, por lo que observar a un niño que se aísla por miedo, puede ser indicativo de problemas. Son muy interactivos con sus compañeros.

5 oct. 2011

formacion de grupos

Un lector del blog me comentaba qué método utilizaba a la hora de formar los grupos en tareas propuestas en grupos de formación.

Os dejaré algunas dinámicas para la conformación de grupos.

Aviso a navegantes: estos grupos se confeccionan sin objetivos técnicos o tácticos, tan sólo son “fórmulas” para crear subgrupos de forma azarosa.

a. Agrupar por altura

Se colocan los participantes en una fila por altura. Se selecciona el más alto con el más bajo, o los dos más altos con los dos más bajos, etc., dependiendo de cuantas personas quieres en un grupo.

b. Agrupar por mes de nacimiento

Se juntan todos los que nacieron en ciertos meses del año. Ya que hay 12 meses, si uno quiere formar tres grupos, se juntan trimestres. Si los grupos son desiguales, se pueden hacer algunos ajustes al final.

c. Los caramelos (indicado para los más pequeños)

Se reparten los caramelos al azar (se realiza antes del entreno) y se les comenta que podrán comérselo si realizan un buen entrenamiento, sino deberán devolverlo . En un momento de la sesión en que se requiera crear subgrupos se les pide que se reúnan con los que tienen el mismo color de envoltorio y trabajan juntos.

d. Pilla-pilla

Todo el grupo corriendo por la pista, a la señal del entrenador deben agrupar en grupos de 3, 5, 4… Hay que obligar a que se desplacen cambiando trayectorias y no nunca en grupos o parejas. Los jugadores que queden fuera de grupo lo incluiremos en alguno según intereses.

Puedes crear tus propias dinámicas, ante todo: imaginación