7 ene. 2013

La "hostilidad del reboteador"

El gran George Raveling afirma que "el rebote es un 75% de deseo y un 25% de habilidad"

Este "deseo" puede reconceptualizarse como intensidad o competitividad, aunque si que estaremos todos de acuerdo que es una variable imprescindible en el rebote.

Siguiendo a entrenadores de la NCAA podemos afirmar como cuatro los fundamentos básicos de cualquier rebote:

* Anticipación. Entendido como los movimientos previos al movimiento de rebote en sí.

* Ritmo correcto. Tanto el desplazamiento como el resto de acciones motrices serán los adecuados entendiéndose tales como una acción global en sí.

* Reacción. Los gestos y movimientos deben ser coordinados y adecuados tanto al móvil como al rival.

* Posicionamiento. El óptimo como resultado de las acciones anteriores.


El trabajo tanto del posicionamiento previo y el resto de movimientos, produce mejores resultados en los jugadores que si el trabajo de rebote se condicionase en exclusiva al trabajo de salto o habilidades similares.

Una primera regla que debe inculcarse en el reboteador defensivo es la de control del adversario incluso antes de concentrarse en el propio rebote.


1º Observa a tu par defensivo. No busques la trayectoria del balón hasta que no hayas buscado primero a tu atacante.

2º Lee la intención de tu oponente. Impide que el atacante se dirija hacia donde tiene previsto.



Raveling afirmaba que el rebote defensivo es "la sangre y las entrañas" del baloncesto. Trabaja el rebote como una acción técnico-táctica más. Planifica su desarrollo y perfeccionamiento



2 comentarios:

Isabel Miralles González dijo...

muy acertados los comentarios sobre el rebote

cylobato dijo...

Muchas gracias a ti por seguir el blog y dejar tu opinión.