4 jun. 2013

Porque no siempre lo sencillo es lo más adecuado

Siempre que hablas con "entrenadores" que trabajan en categorías de formación, afirman que sus equipos juegan por conceptos con una serie de normas. Evidentemente no sólo es una falacia, sino que es mentira.

La riqueza de los medios técnico-tácticos, tanto individuales como colectivos; nos permiten desarrollar un juego por colaboración con infinitas combinaciones que deben surgir como propuesta de los jugadores ante una situación problema por parte de la oposición y el propio reglamento del deporte.

Don David Cárdenas propone una serie de normas para que los jugadores vivencien los diferentes medios colectivos básicos y, se pueda construir un juego colectivo ofensivo basado en la toma de decisiones por parte de los jugadores.

Cárdenas nos propone la siguiente clasificación:


* Normas de prohibición.

El juego colectivo es guiado por parte del entrenador/formador mediante el cumplimiento de determinadas normas de juego, las cuales si se incumplen, se "castiga" con la pérdida de posesión. 

¿Cuántos no hemos jugado sin botar?
Jugar sin botar nos permitirá mejorar la comunicación pasador_receptor, el juego con apoyos, los desmarques, el eficiencia del pase...


* Normas de sobre estimación

Ciertas conductas motrices adquieren una valoración superior que la que en una situación real tiene, incluso llegando a puntuarse situaciones que en el juego real no lo tienen.

Anotar tras una situación de bloqueo semidirecto tiene una valoración de 3 puntos. Con ello fomentaremos la "aparición" y "creación" de este tipo de conducta motriz colectiva.


* Normas que obligan a la utilización de determinados elementos técnico-tácticos colectivos.

Concretar la realización de un determinado elemento técnico para poder validar una anotación, traerá consigo el desarrollo o perfeccionamiento de una conducta que será puesta en práctica repetidamente por parte de los jugadores. 

Excelente norma para encadenar situaciones téc-tác individuales con colectivas.


Estas y otras normas como las que delimitan los parámetros temporales, espaciales, reglamentarios... deben ser nuestro ABC a la hora de construir nuestro juego ofensivo colectivo.





En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sin preocupación sobre una laguna congelada. De repente el hielo se rompió, y uno de ellos cayó al agua. El otro agarro una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró quebrarlo y así salvar a su amigo. 

Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: “¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que haya podido quebrarlo con esa piedra y sus manos tan pequeñas...” 
En ese instante apareció un abuelo y, conuna sonrisa, dijo: 
—Yo sé cómo lo hizo. 
— ¿Cómo? —le preguntaron. 
—No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo. 




0 comentarios: